Opiniones de los y las lectoras de "El Escriba"

"El Escriba" nunca se ha gastado dinero en difundir su obra, entre otras cosas porque no lo tenía. Ha sido el interés particular de los lectores, por propia iniciativa y de su propio bolsillo los que han pagado los anuncios, cosa que el Editor agradece de corazón y por ello se da lugar en esta página a las opiniones de las personas que leen a "El Escriba".
Si quieres participar contacta aquí.

Estas son algunas de las opiniones cortas enviadas:

“Todo el contenido del libro La Cuarta Dimensión, es tremendamente sabio, majestuoso, por lo que dice y como lo dice, entendible y comprensible, haciéndote vibrar por la conexión que experimentas con su lectura”. Mª Jesús. Tudela (Guipúzcoa).

Gracias al Escriba por trasmitirnos la Sabiduría e iluminarnos con sus maravillosos libros, que tanto me han ayudado a comprender otros anteriores. Miguel Ángel. Leganés (Madrid).

Me encuentro totalmente enfrascado en la lectura de LA CUARTA DIMENSIÓN, libro que agradezco infinitamente que halla sido escrito. Miguel. La Coruña.

Os doy mi gratitud y felicitaciones para toda la Eternidad, porque no he leído ningún libro de mayor comprensión, ternura y trasparencia, como ha sido LA CUARTA DIMENSIÓN.

Durante toda mi vida he leído libros que me han dicho bastante, algo o nada ( y no han sido pocos), pero La Cuarta Dimensión ha sido como una trasmisión, como una palabra viva, como una bocanada de aire puro. Me ha resultado completamente fácil, su comprensión e incluso puede que familiar, por lo que os apoyo y os animo a favor de la Ley y el Orden. Juan Carlos. Valencia.

Una vez leído y comprendido el libro de La Cuarta Dimensión. He dejado de ser un tonto feliz. Rafael. Madrid.

Humilde visión de un lector sobre una obra y una vida ejemplar

Hacía calor, cuando finalicé la lectura de “La Cuarta Dimensión”. Relajado, cerré los ojos solicitando al Cielo una señal palpable, que corroborara mi corazón y rápidamente mi visión tomó un hermoso tono verde, color que atribuyo a la Naturaleza, a la Verdad.

Seguía el calor, cuando conocí a "El Escriba", su silencio y su ejemplo. Corría el año 1.997, y mi búsqueda cesó. Si antes, en mi interior, había reconocido la llamada de la Palabra a la buena intención, la entrega y a ser útiles para el Bien y la Armonía Universal, días después, la ratifiqué, al conocer la plenitud, pureza y rectitud de su conducta real.

Pasada más de una década, mi primera impresión sigue afirmándose. “El Devenir en el Ahora”, “El Diario del Escriba”, la Entrevista, confirmaron aun más, la bondad de una enseñanza reveladora, sorprendente y excepcional. Un conjunto libre, razonado y útil, para certeza y esperanza de lo que es cada vez más evidente: el ocaso del imperio construido por la razón, y el cumplimiento de la Palabra escrita 2.000 años atrás.

Y al mismo tiempo, mi observación crítica, reafirmaba la continuidad de su trayectoria humana, dedicado al servicio útil, a la Voluntad, la Libertad, la Causa del Alma y al Plan de DIOS. Siempre alegre y dispuesto, en su inquebrantable compromiso de despertar a todos, a la necesidad del Sello de DIOS, a la Unidad, al Juicio Final y a la Eternidad.

Si su Sabiduría escrita, cuestionó mi autonomía, entrega y actitud, enseñándome la responsabilidad en el libre albedrío; su ejemplo, descubría, ponía a mi alcance, la tranquilidad y felicidad real, que supone vivir positivizado, en armonía, con la Ley y el Orden único, trabajando por el bienestar y progreso de todos, antes que por el propio.

Y ahora, sigo admirando, en su Trilogía y Entrevista, la autoridad, claridad y Sabiduría de su mensaje, que avala con la humanidad, humildad e integridad de su actuación. Toda una vida de Atención, entrega y trabajo. Sin duda, sólo el Tiempo, enseñará la dimensión real de su entrega, sus frutos y Ejemplo real para las generaciones futuras.

Alfredo

Para el que quiera encontrar


Manuela Sanz